Antología Poética Iniversal

Página de Inicio || Indice de Libros || Datos del Autor || Página Principal


INTRODUCCION


He emprendido esta difícil tarea, movido y absorbido por la inmensa admiración que me inspiran los grandes maestros de la poesía universal de todos los tiempos, siendo mi intención brindar en forma panorámica, si no lo mejor, al menos lo más representativo de la poesía en las distintas latitudes del planeta.

Sin embargo, por razones restrictivas de espacio y algunas exigencias editoriales, esta antología, que debía comprender en un principio a 50 autores, ha terminado incluyendo a sólo 33. Aun así, no creo equivocarme al decir que el material literario aquí reunido, ha sido más que suficiente para dar una cabal respuesta a las demandas y exigencias de aquellos lectores amantes de la buena poesía. Aquí van desfilando, a medida que transcurren las páginas, todos los estilos, escuelas, movimientos y tendencias de la poesía moderna y contemporanea de varios continentes; desde la lírica del romanticismo becqueriano, pasando por los parnasianos franceses, hasta el renovado grito modernista de Darío, Chocano y Martí.

Sin embargo, he creído conveniente dejar de lado todas aquellas expresiones que, a mi entender, van colmadas de una cierta linea transgresora a las más elementales normas éticas del arte.

En ella han caído, en más de una ocasión, figuras relevantes de la literatura actual que, en su empeño por buscar nuevas formas, han terminado encerradas en un lenguaje hermético de difícil comprensión, cuando no carente de significado alguno.

Dichas expresiones, cargadas de un surrealismo exagerado, se han plasmado en cantidad de frases como éstas: «Hay que romper el cerco de la estrella;/ partir la piedra que al caer del viento/ asoma entre dos ríos;/ acuñar un duelo para los meditabundos».

Tal sentencia no puede estar cargada de mensaje alguno, ni se expresa en pensamiento o en verdad que el autor haya querido transmitir. Sólo busca el impacto sonoro y efectista de un lenguaje indescifrable.

Dijo MALLARME: «Hay épocas en que la verdad deviene la forma popular de la belleza». Nada más lejos, pues, de la belleza y la verdad, que este estilo transgresor, insisto, a las más elementales normas éticas del arte en toda su expresión.

No obstante, la mayoría de los autores portadores de ese estigma surrealista, han sido fieles, a lo largo de su obra, a las formas más tradicionales de las distintas expresiones poéticas, torciendo sus caminos sólo en un afán de transformismo renovador, y retornando, tarde o temprano, a sus más auténticas raíces. Justo es reconocerlo y por esa razón —tras haberme ensañado con ellos— he creído oportuno reivindicarlos, desgranando es estas páginas sus más bellas y exquisitas composiciones poéticas.

La primera parte de esta antología comprende una selección de poetas americanos que —salvo contadas excepciones— vieron la luz entre la última mitad del siglo XIX y la primera parte del siguiente. Para su ordenamiento se ha tenido en cuenta, en primera instancia, su país de origen, siguiendo un invariable orden alfabético de acuerdo a ese concepto. En segunda instancia se los ha agrupado cronológicamente, según su fecha de nacimiento.

En la segunda parte se ha incluído una lista de poetas europeos, siguiendo el mismo criterio de orden empleado en la primera, aunque —por razones obvias de lenguaje— en menor cantidad. Afortunadamente, y gracias a un buen asesoramiento técnico al respecto, se ha podido contar con espléndidas traducciones de poetas de habla inglesa, francesa y otras lenguas europeas importantes, razón por la cual he creído acertado y conveniente incluir allí palabras y conceptos vertidos por los mismos traductores, como símbolo de reconocimiento y gratitud a la inmensa admiración y devoción que tamaña labor implica.

Sin embargo —también por obvias cuestiones idiomáticas— , se ha dado prioridad aquí, en un alto porcentaje, a los grandes poetas españoles de los últimos siglos hasta la actualidad.

La tercera parte de esta antología comprende un conocimiento más ligero —por distancias de lenguaje aún mayores— de la poesía oriental, aunque el material aquí reunido, siendo en su mayoría prosa poética, no representa para los traductores tan grave desafío como el escrito en verso, ceñido en su contenido a las restricciones lógicas que implica la medida.

Finalmente, en la cuarta y última parte, se ha reunido una pequeña cantidad de poemas sueltos, en su mayoría joyas de la poesía universal, con una sola e inexplicable característica en común: ninguno de ellos lleva el nombre de su autor. Si bien en algunos casos han quedado establecidos época y lugar de procedencia, no ha podido ser aún develada la identidad de sus autores, dando lugar a diversas fuentes que adjudican controvertidas y dudosas autorías. Eso me obliga a clasificarlos —con profundo dolor— como «Poemas Anónimos».

Exceptuando, por razones obvias, la poesía de estos últimos, todas las selecciones van precedidas de una breve reseña sobre la vida y obra de su autor, tomadas de diferentes fuentes de consulta (enciclopedias, biografías y algunas antologías).

Creo justo y necesario aclarar que ello me ha acarreado, además de numerosos contratiempos, unos cuantos disgustos y zozobras. Hago exclusivamente responsables de ese hecho a las mismas fuentes de información, que han demostrado no ser del todo confiables a la hora de la verdad. Hago especial incapié en algunas enciclopedias editadas por firmas de larga trayectoria y prestigio que, al ser confrontadas entre sí en busca de datos precisos, terminan revelando notorias diferencias —de hasta 5 y 6 años— en fechas trascendentes o acontecimientos de importante relevancia.

Aunque no he querido dar nombres, ya que tal vez deba recurrir a alguna de ellas para la edición de mis próximos libros, he considerado justo y oportuno mencionarlo.

No obstante ello, he logrado aquí reunir una serie de datos biográficos de apreciable valor y veracidad que, si bien no indican más que hechos trascendentales en la vida de los poetas a que aluden, sirven como base de partida para el conocimiento y comprensión de la obra de sus autores en toda su extención. Para ello me he detenido a analizar sus formas, contenidos, los cambios evolutivos y sus posibles causas y circunstancias. Creo haber cumplido ese propósito.

Finalmente, creo necesario aclarar que todas las transcripciones son absolutamente fieles y llevan al pie de cada una la indicación de la obra originaria. Las que no la llevan, es porque han sido tomadas de antologías que no indican su fuente de origen, o no han sido publicadas en libro por su autor.

Dijo SHELLEY, en su Defensa de la Poesía: «Un poema es la imagen misma de la vida, expresada en su eterna verdad»... żY por qué no de la belleza (pregunto yo), expresada en su eterno esplendor?...

Eso es, precisamente, lo que se ha intentado reflejar a lo largo de este libro. Desearía, sinceramente, haberlo logrado.


Carlos Reyna


Página de Inicio || Indice de Libros || Datos del Autor || Página Principal

 

Queda absolutamente prohibida la reproducción total o parcial del material publicado en este sitio sin previa autorización, según
los fundamentos básicos de la ley 11723. Reservados todos los derechos de los autores de las obras registradas en el mismo.

Desarrollo y Diseño Web: Carlos Reyna